El primer coche eléctrico español se fabricó en Sevilla en 1946

En la actualidad, en España se fabrican diversos modelos de coche eléctrico (Nissan eNV200, Renault Twizy, Citröen Berlingo Electric, Peugeot Partner Electric, etc…), posicionándonos como uno de los países lideres a nivel europeo. Pero sin apoyo de la Administración, esta situación podria cambiar. Hoy os contamos los albores de este sector en nuestro país, y es que el primer coche eléctrico español se fabricó en Sevilla en 1946 gracias a un visionario que se adelanto a su tiempo.

El protagonista de la historia es Francisco Domínguez-Adame Romero, un ingeniero industrial sevillano nacido en 1905 que consiguió fabricar, homologar y matricular en 1946 el primer coche eléctrico español. El eléctrico fue bautizado como DAR, y el mismo Francisco lo condujo durante 12 años para desplazarse con su familia.



Francisco, Doctor en Ingeniería Industrial y Catedrático de Hidráulica y Motores Térmicos en la Universidad de Sevilla, se ocupó de dejar todo el proceso de fabricación bien documentado y con un alto nivel de detalle. El ingeniero, dejó de su puño y letra: «Este coche de tracción eléctrica fue construido enteramente en Sevilla desde los últimos días de marzo a los primeros a los primeros de septiembre, habiéndose perdido casi un mes en dificultades administrativas para su matriculación… Una noche dibujé en proyección vertical y horizontal el nuevo coche, y al día siguiente hice por descriptiva los desarrollos de las chapas en su verdadera magnitud y a una escala 1:10. Seguidamente, me traje a casa, al sótano, varias chapas y con tijeras de mano corté las tiras que formaron el futuro chasis…»

Gracias a su indudable ingenio, chapas, materiales extraídos de un almacén de tranvías, discos de rueda Opel y neumáticos viejos de un Renault, Francisco Domínguez-Adame finalizó la fabricación del coche eléctrico DAR en septiembre del 1946, encontrándose a continuación con su mayor problema, la homologación por parte del Ministerio de Industria y «toda clase de dificultades entre los empleados de menor categoría de la Delegación de Industria«.

Finalmente, previo registro de una marca comercial (condición impuesta…), el DAR pudo ser homologado y matriculado con la placa SE-19.935. En el apartado técnico, el primer coche eléctrico español montaba cuatro baterías de 12V y 150Ah y un motor eléctrico que ofrecía 2 cv, suficiente para hacer que el DAR (con un peso ligero) cogiese demasiada velocidad para la época, unos 40-50 km/h en función de sus ocupantes, y una autonomía de aproximadamente 80 km. 



Francisco dejó más datos: «Construí dos motores eléctricos de cuatro polos de dos caballos para 60 voltios que con un controlador, cuya palanca estaba delante del volante y obtenía la marcha atrás«. El DAR, con un diseño parecido al VW Escarabajo, pesaba 600 kg sin baterías y 1.000 kg con ellas. Antes de ser vendido en 1958, Francisco convirtió al DAR en híbrido, añadiendo un motor de gasolina y un grupo electrógeno para sustituir unas baterías degradadas tras años de uso. Una lastima no tener información sobre cual fue su coste y cómo recargaba las baterías.

Francisco Domínguez-Adame Romero fue un visionario, un adelantado a su época. Una de esas personas que tanta falta nos han hecho, nos hacen y nos harán para convertir a España en un país avanzado y desarrollado. El primer coche eléctrico español se fabricó en Sevilla en 1946 y… no lo sabias hasta ahora, ¿Verdad?

 

 

(Fuente: ABC)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies