Guerra entre la EPA y Trump por el futuro de la movilidad eléctrica

El mes pasado la EPA (Environmental Protection Agency) presentó una revisión de la nueva norma de consumo de combustible para los fabricantes norteamericanos, una norma ideada para asegurar el desarrollo de un sector que con la elección de Trump ve peligrar su futuro. Podemos hablar de una guerra entre la EPA y Trump por el futuro de la movilidad eléctrica.

El objetivo de la norma poner en marcha un requisito de flota, 54,5 millas por galón de media para el año 2025, lo que obligaría a los fabricantes de automóviles a fabricar más vehículos eléctricos, compensando así el consumo de su flota, muchas de ellas con medias de consumo elevadas debido a los grandes motores V6, V8 y tipo de vehículos “glotones” como SUV, Pick Up, Camionetas, etc…

Menos Tesla Motors, la mayoría de los fabricantes no han tardado en protestar la medida. Pese a ello, la agencia ha seguido adelante con la oficialización de la norma la semana pasada. Todas estas prisas tienen por objetivo lanzar la norma antes de que Trump se haga cargo de la presidencia.

Es sabido que Trump, además de muchas otras cosas, es un negador del cambio climático con lazos con la industria del petróleo, por lo que siempre existirá la posibilidad de que el futuro presidente de los EEUU elimine esta norma de consumo. Por ahora los fabricantes ya han enviado una carta a su equipo de trabajo para ejercer presión.

Pero hay esperanza. Si Trump decide revertir la norma, muchos expertos indican que se tendría que pasar por un proceso tan extenso antes de retirarla, incluso con demandas de grupos medioambientales, que podríamos llegar a 2025 con la normativa de consumo “viva”. Esto conllevaría que muchos fabricantes invirtiendo más en la fabricación masiva de vehículos eléctricos con el fin de tener ventajas competitivas y no sufrir sanciones por incumplimiento. Por lo que aún teniendo un futuro gris, la creación de esta norma podria ser un empujón al sector de la movilidad eléctrica.

Otro punto a tener en cuenta en esta guerra entre la EPA y Trump por el futuro de la movilidad eléctrica, es el papel que jugará Elon Musk. El CEO de Tesla Motors, recientemente nombrado consejero, tiene la oportunidad de demostrar a Trump que este sector puede ser útil para la masiva creación de empleo que tiene planeada.

 

 

Jose Manuel Rabadán Director de Electromovilidad

 

 

 

 

 

https://twitter.com/jose_rabadan

 

 

 

(Fuente: Electrek)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies