La Universidad de Utah construye una pista de carga inalámbrica dinámica

Que la carga inalámbrica de vehículos eléctricos es el siguiente paso en el camino de la movilidad eléctrica es algo que todo el mundo sabe. Poco a poco hemos ido viendo diferentes proyectos de demostración y algunos fabricantes incluso han anunciado que tienen listos algunos de estos sistemas. Pero tras este avance en la recarga “wireless”, se encuentra otro paso más, la recarga inductiva o inalámbrica dinámica, es decir, con el vehículo en movimiento.

Este tipo de recarga no solo traería consigo una experiencia “manos libres” a los usuarios de eléctricos, si no que reduciría el tamaño de las baterías, algo especialmente indicado para aquellos vehículos de transporte de mercancías que operan en una ruta fija.

Dentro de este tipo de recarga, hoy os traemos un proyecto de la Universidad del Estado de Utah, un sistema de recarga inalámbrica dinámica que no es la primera inclusión de esta universidad en el sector de la movilidad alternativa. Hace unos años su Laboratorio de Energía Dinámica desarrolló el Aggie, un autobús de 20 pasajeros con un cargador inalámbrico fijo de 20-25 kW, con eficiencias de carga mayores del 90%. Esa tecnología se transformo en una “spin-off” llamada WAVE, que actualmente está llevando a cabo proyectos piloto con las autoridades de tránsito de varias ciudades de Estados Unidos. Ahora, varios de sus graduados trabajan en el innovador proyecto de transferencia energética inalámbrica o WPT.

Para ello, la USU ha construido recientemente un centro de investigación llamado EVR, siendo el primer complejo de este tipo en EEUU, incluyendo un completo laboratorio acompañado de una pista de pruebas ovalada y totalmente electrificada. Esta instalación, a la vanguardia tecnológica, cuenta con generación de energía renovable integrada a la red y a la propia pista electrificada, además de un sistema de transmisión y almacenamiento de la energía diseñado por la propia USU.

Utah-State-Unv-Wireless-Charging-1

Uno de los principales problemas con los que se han encontrado es la alineación del vehículo con el “raíl” de carga, un sistema de bobinas inductivas embebido en el firme de la carretera. Para ello tienen pensado que el vehículo cuente con un panel que muestre al conductor el posicionamiento o que el propio vehículo disponga de un sistema que controle el alineamiento.

La eficiencia es otro punto clave. En este caso, el proyecto ha considerado si suministrar a la calzada corriente continua o alternativa. Las baterías de los vehículos eléctricos necesitan CC, así que usar una red de corriente alternativa supone ciertas perdidas de eficiencia debido a la conversión necesaria. Por ello los investigadores de la USU apuestan por transmitir CC en su sistema inalámbrico dinámico, y así conseguir niveles de eficiencia capaces de competir con los sistemas de carga estacionarios. Estaríamos hablando de una eficiencia del 80% a corto plazo, llegando a alcanzar el 90% en unos 10 años.

Todavía es pronto para los sistemas de carga dinámica, existiendo unos pocos grupos de investigación por todo el mundo, todos ellos en fase de demostración; OLEV en Corea del Sur o el Laboratorio Nacional de Oak Ridge entre otros. Aún así, estos sistemas tienen un gran potencial debido a que alteraría toda la ecuación de costes que tiene un vehículo eléctrico; precio de batería, autonomía y peso total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies