Reino Unido podría reducir un 40% la dependencia fósil gracias al vehículo eléctrico

Un estudio llevado a cabo por la consultora Cambridge Econometrics dice que si Reino Unido invirtiera en una mayor infraestructura para vehículos eléctricos y apoyara el crecimiento del mercado de estos vehículos, las importaciones de petróleo podrían reducirse en un 40% para el año 2030.

Además de reducir la dependencia fósil, durante los próximos 15 años se obtendrían también algunas otras ventajas, como el ahorro de unos 1.200€ anuales en combustible para aquellos usuarios que cambiasen sus coches de combustión por eléctricos, o la importante disminución de gases contaminantes, dando lugar a una reducción del 47% en las emisiones de CO2, con la consiguiente mejora en la salud publica. Decir que esta mejora del aire también supondría a las arcas británicas el ahorro de entorno al billón de libras.

El estudio, encargado por la Fundación Europea del Clima, no deja de ser una predicción basada en el análisis y la estimación de datos. No cabe duda de que la implantación «masiva» de vehículos eléctricos será un camino complicado para cualquier país. Uno de los aspectos críticos es la infraestructura. Se necesita una buena red de estaciones de recarga, distribuidas correctamente, que sean mantenidas (de nada sirve poner postes de recarga si luego estos no funcionan, algo que ocurre en algunas ciudades españolas…) y que tengan en cuenta a todos esos potenciales usuarios de vehículo eléctrico que no poseen garaje propio. Eliminada esta barrera, muchos de los conductores interesados en estos vehículos (en Reino Unido un 40% de los propietarios de automóviles de lujo dijo sentirse atraído por el coche eléctrico) se pensarían menos el lanzarse a una conducción cero emisiones.

De este estudio también se extrae otro indicador, los actuales propietarios de coches de combustión estarían más abiertos a un vehículo eléctrico si este tuviera una autonomía de 300 millas (casi 500 km), pero si el eléctrico fuese asequible, no les importaría una autonomía menor, de unos 300 km. Con marcas como Chevrolet, Nissan o Renault, próximos a alcanzar esas autonomías reales en un par de años, el cambio de vehículos de combustibles fósiles a eléctricos podría estar un poco más cerca de lo que pensamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies